Andrés Mora | El Ibaguereño
Banner
| 2019/10/07

Publicado originalmente en El Anzuelo Medios.

La sede Santa Ana es un lugar donde la felicidad es sinónimo de deporte. Donde las personas pueden ser ellas en su mayor esencia. Un lugar que brinda diferentes escenarios para llevar de manera adecuada los entrenamientos. Me situaba en los alrededores de la piscina, sentada en las gradas para ser más específica. Frente a mí, una piscina no muy grande pero perfecta para poder realizar las actividades de los deportistas. Una piscina de aguas limpias y cristalinas donde los reflejos aparecen sin ningún problema. Tanto así que el azul de las baldosas resalta dándole ese color de calidez y tranquilidad. La piscina estaba sola, debido al mantenimiento que a esta se le hacía.

Andrés Mora | El Ibaguereño

Bajo una carpa, un grupo de personas se encontraban en una reunión. Carlos Ávila entrenador de natación hablaba con sus alumnos acerca del mejoramiento en los entrenamientos y aspectos a tener en cuenta para un proceso de competencias. Terminada la reunión, Carlos se dispone a compartir su tiempo conmigo.

  • Luisa Castillo: ¿Cómo inicia el interés por el deporte? En especial la natación.

– Carlos Ávila: Yo toda mi vida fui deportista, inicié a los seis años. Según mis papás, en los paseos de río en familia, no era sino que viera el agua para meterme a esta. Mis papás al ver el gusto que tenía por el agua decidieron llevarme a la 42 con 5ta, conocido como las piscinas olímpicas. Ahí tuve mi primer acercamiento al agua como deporte, mi primera clase.

El primer momento fue la entrenadora tirándome a la piscina y que yo saliera solo.  Para mí fue un momento muy frustrante y me daba rabia como la entrenadora desde el borde de la piscina no me ayudaba, eso nunca lo voy olvidar. Según mis papás, me alejé mes y medio, pero nunca le perdí el amor, siempre seguía con el mismo rollo en los paseos.

  • ¿Cómo fue ese primer momento como entrenador?

-A mis 15 años, con la Liga de Natación, algunos deportistas fuimos llamados para saber si podíamos enseñar a nadar. Diría que ahí fue el primer acercamiento que tuve como “profesor” para enseñarles a algunas personas lo básico para defenderse en el agua.  La administración de Indeportes Tolima, me invitó a ser un reemplazo del entrenador que trabajaba con discapacidad porque él se iba con dos personas para un torneo internacional en Estados Unidos

-¿Cómo fue su experiencia al momento de sustituir al entrenador?

-En su momento lo hice porque era una ayuda económica. Conviví con ellos durante mes y medio.  A demás vi la posibilidad de explotar una serie de capacidades que nadie las tenía en cuenta, yo vi que ellos podían llegar a ser tratados como convencionales. Ellos accedieron a trabajar de una forma diferente, con una mayor exigencia. Después de que el entrenador llegara, los deportistas solicitaron al gerente de Indeportes Tolima que se hiciera una continuidad de mi trabajo, y así se hizo.

-¿Cuando obtuvo su primer grupo como entrenador?

-El ser entrenador realmente lo tomé en el 2012, un día llegaron y me dijeron ¨ usted tiene este grupo y usted es el responsable¨. Antes de ser entrenador de personas con discapacidad me dedicaba a preparar y formar personas de la vida militar y a personas adultas de la tercera edad. Pero ya contar con un equipo en el cual esté a cargo y con el propósito competitivo, fue en el 2012.

-¿Cómo estaba conformado su grupo?

-Inicié con 4 deportistas con discapacidad física, llegué a los Juegos Nacionales,  que es el torneo más importante en Colombia, se realiza cada 4 años. Obtuvimos 10 medallas, de las cuales 7 eran de oro, 2 de plata y una de bronce.

-¿Cómo fue la interacción al iniciar un proceso de entreno con personas con discapacidades? ¿Pensó mucho la oferta de trabajo?

-No, yo acepté de una, ni siquiera pregunté cuanto me iban a pagar. El conocimiento sobre el trabajo con discapacidad es casi nulo. No hay una academia que te enseñe a trabajar con personas con discapacidad.

-¿No sentía algún tipo de miedo o preocupación al entrenar personas con discapacidad?

-Como contaba con una experiencia previa con personas con discapacidad al sustituir a un entrenador, entonces ya tenía un conocimiento acerca de ellos. Cuando yo llegué, el miedo mío fue, ´será que si voy a dar rendimiento con ellos, o será que seguirán siendo los mismos, a los que tratan con lástima, como los pobrecitos´.

Andrés Mora | El Ibaguereño

El primer objetivo que me planteé y que todavía sigo trabajando, e incluso se los dije en los entrenamientos, era que ellos conmigo iban a llegar a tal punto en que se volverían más importantes y de mayor resultado que  los convencionales. E incluso,  a la fecha de hoy, nosotros damos más medallas que todos los deportes del Tolima juntos.

-¿Hay algún tipo de integración suya con los deportistas en los entrenos?

-Sí, pero no tanto. Porque considero que el meterse con ellos ya es ponerme a su nivel. En ese aspecto no creo que sea beneficioso para mí porque obviamente yo tuve un nivel y fue muy alto, pero ya no soy el de antes. Entonces no quiero permitirles que si en algún momento me ganan, dejen de creer en mí. Quiero que me sigan viendo con ese estándar alto que ellos no han llegado a ser. Obviamente en algunos momentos si me he metido con ellos, por ejemplo, en las que sé que no me ganan. Para poder seguir teniendo ese respeto de ellos hacia mí.

Aunque no es tanto el miedo de que pierda la credibilidad en mí, sino que hay que aclarar bien las cosas. Si soy el jefe en el buen sentido de la palabra, como el líder del proyecto, debe seguir siéndolo así. Yo si me meto en espacios diferentes a los que ellos están, cuando ellos entrenan yo estaré como cabeza dirigiéndolos, ya me meto en el espacio con los niños o cuando está sola, como si fuera un usuario más en la piscina, algunos de ellos se unen a mí, pero no me ven como entrenador sino como uno más del mundo.

  • ¿A qué edad se formó como deportista de alto rendimiento, e inicia en la fase competitiva?
  • Yo fui muy precoz en el sentido de que exploté muy joven. Yo a los 12 años ya competía con personas de 18 años. Yo fui Selección Colombia con 14 años, cuando la Selección Colombia se sacaba con 15 años. Es decir que yo era el más pequeño del grupo.
  • ¿Cuándo fue la primera competencia?
  • No me acuerdo muy bien, ya que había muchos festivales y torneos nacionales. pero el más impactante, fue cuando me volví el mejor del país, fue un torneo en Barranquilla. Yo tenía unos 10 u 11 años, en esos momentos hacia el estilo de pecho, me acuerdo de todo porque nos fuimos en familia, mi hermana y mis papás, aparte la competencia era un paseo, ya que nunca había visto el mar, nunca habíamos montado en avión, entonces son cosas que quedan marcadas, ese fue el torneo que realmente tengo claro en mi mente, cuando inició la parte competitiva. Me dieron una medalla de oro, me explicaron que era el mejor nadador del país, entonces era una cosa muy loca para mí.
  • ¿Cómo fue ese proceso al ser Selección Colombia?
  • Realmente el tema de la Selección Colombia llegó en un momento que no lo esperaba. Porque en ese momento quienes mandaban a nivel nacional les dio por inventar que los que tuviéramos 14 años de edad compitiéramos con los mayores, y se premiaba el mejor.
Andrés Mora | El Ibaguereño

 Entonces uno nunca se daba cuenta como estaba en su categoría, si estábamos muy lejos o muy quedados. Y cuando fui Selección Colombia fui a ese torneo, hice muy buenos tiempos y me vine a Ibagué de nuevo, como si hubiese ido a un torneo y ya.

Cuando me subí al bus, una nena de Ibagué, pero que entrenaba con Antioquia me dijo: ´Te felicito, eres Selección Colombia.´ No le puse mucho cuidado y seguí en mi cuento. Como a la semana llegó una carta a donde vivía, una carta por parte de la Federación Colombiana de Natación donde decía que yo era uno más de la Selección Colombia donde me solicitaban en una tal fecha y en una ciudad para una concentración. Entonces digamos que fue algo que no me esperaba.

  • ¿Siempre contó con el apoyo de sus padres y entrenador?
  • Por parte de mi familia, siempre, total. Mis papás nunca me obligaron a nada, yo hacia el deporte porque me nacía y ellos me apoyaban. Por otro lado, mi entrenador, se conoce como Archí, él siempre fue un convencido del talento que yo tenía. El explotaba al máximo lo que yo tenía, y cuando tenía problemas económicos para poder viajar o desplazarme para ir a entrenar, él sacaba de su bolsillo, creía tanto en mí que sacaba de su bolsillo para que fuera a entrenar. Siempre tuve el apoyo total de él.

Carlos Ávila dice estar enamoradísimo del tema del deporte, ¨muchísimos meses del año realmente los trabaja uno sin contrato por el tema del Estado. A nosotros de los 12 meses,  cuando nos va muy bien nos contratan 10 meses, cuando es lo mínimo, nos llegan a contratar siete meses en el año. Y los demás yo los hago gratis, porque así pierdo el trabajo de un año o de dos años. Entonces aquí es más el amor que el bolsillo.¨

  • ¿Su entrenador influenció de alguna manera en la decisión de entrenar gratis a los deportistas los meses que el Estado no cubre?
  • Sí, obviamente. Es como el dicho, ¨el ejemplo empieza por casa¨. Archí, es igual que yo, trabaja bajo el mismo gremio, bajo la misma entidad, y él también hacía esto por vocación más que por remuneración. Entonces yo creo que si hubiese tenido otro entrenador, si no obtiene su pago, paran el equipo. Pero él no, él nos decía que el hecho de parar una semana, ya era dañar todo un trabajo que se venía haciendo desde hace mucho tiempo, entonces que a veces era necesario sacrificar el tema económico por el tema competitivo o de rendimiento.

 Gracias a mi profesor Archí, retomo la idea de aplicar su pasión por el deporte y su credibilidad en los deportistas, como él lo hizo conmigo. Por eso lo tomo como un ejemplo a seguir, y lo aplico con mis estudiantes, apoyarlos y creer en sus capacidades.

Andrés Mora | El Ibaguereño
  • ¿No le gustaría continuar y pertenecer de nuevo al proceso de competencias?
  • Lo que pasa es que ya soy muy viejo en el tema. El agua es mi felicidad, mi vida. Es tanto así, que hoy en día tengo la idea de retomar el deporte de la natación, pero ya desde la parte del master de natación. pero eso no te da para llegar a unos Juegos Olímpicos. Es fantasioso pensar que llegaré a ese nivel que tenía. Sin embargo, existe una categoría diferente para nosotros ya que no es tan competitivo sino es más recreo-deportivo.

En la natación clásica competitiva normalmente son personas que llegan hasta los 18 o 19 años, y son muy contados los que pasan los 20 o 25 años. Ya los que cumplimos una cierta edad, nos retiramos porque creemos que cumplimos un ciclo.  Normalmente a los 30 años es que uno vuelve a coger amor, porque el tema de natación es algo que uno lleva tan dentro de uno, que es un amor que nunca se pierde, y uno tarde o temprano vuelve. Incluso, estoy pensando en eso, entrar al tema de master de natación, igual mis muchachos como me conocen, me están alentando para el tema de retomar el deporte.

  • ¿Qué siente cuando recibe ese tipo de apoyo por parte de sus estudiantes?
  • Ellos confían mucho en mí, en mis capacidades y que creen en esa persona que yo era. Ellos no me vieron competir, pero si han preguntado a muchas personas sobre quien fui yo y casi todos les dicen lo mismo, que yo era muy bueno, ellos creen mucho en mí. Entonces ellos me motivan para volver a ganar y ser como antes.
  • ¿Cuál es el propósito que tiene como entrenador?
  • En primer lugar, más allá de crear deportistas, quiero crear profesionales. El segundo, que sean independientes, total, que puedan hacer una vida sin depender de alguien, que puedan hacerlo todo, que crezcan como profesionales y que el día de mañana yo esté por ahí y digan de qué forma les enseñé o que están agradecidos con mi trabajo. Dejarles algo y que ellos lo apliquen.

Una cosa que yo quería, pero no pensé que fuera tan rápido, es que ellos mismos se convirtieron en multiplicadores. Cuando hay una clase y no estoy presente, ellos ya están en la capacidad de enseñarte a nadar, a mejorar tu actividad física, desde la parte nutricional a mejorar tu calidad de vida, etc. Entre ellos se complementan. Incluso, algunos de ellos son profesores de natación también.

¨Con el deporte acuático he estado muy agradecido ya que gracias a ella yo estudié, me especialicé, estoy haciendo una maestría en deporte, he viajado en algunas partes del mundo, fui selección Colombia y uno de los mejores nadadores de Suramérica. Entonces, no puedo decir que todo lo que tengo se lo debo al agua, pero si gran parte de lo que soy hoy en día¨

Luisa Castillo.

Andrés Mora es autor en EL IBAGUEREÑO en temas relacionados con el deporte y CrossFit, es uno de los atletas más activos en la ciudad y uno de los gestores del box Radikal Fitness.