Redactor Prensa | El Ibaguereño
Banner
| 2017/12/09

Debido a los controles realizados por las autoridades del Municipio, durante lo que va corrido del año se ha presentado una reducción del 40 % en el número de personas que resultaron quemadas producto de la manipulación de elementos pirotécnicos, especialmente durante la temporada de fin de año.

Según informe de la Secretaría de Salud de Ibagué, durante el 2016 se presentaron 13 casos de personas lesionadas por el uso de pólvora, mientras que este año se han reportado ocho personas quemadas por manipular pirotecnia.

Gelver Dimas Gómez, secretario de Salud, informó que, durante la pasada noche de velitas, en el barrio El Bosque se registró una menor de edad con quemaduras de primer grado en la mano izquierda, motivo por el cual continúa siendo atendida en el Hospital Federico Lleras Acosta.

“Nuestra tarea es lograr una disminución del 100 %, por eso estamos trabajando para que no haya más quemados en la temporada decembrina. Vamos a incrementar los esfuerzos para que no resulten más menores lesionados”, dijo Gómez.

El funcionario resaltó que las autoridades municipales se encuentran investigando si se trató de un caso de descuido por parte de los padres de familia para tomar las medidas correspondientes.

De igual manera, Guiomar Troncoso, directora del Grupo de Prevención y Atención de Desastres, GPAD, manifestó que durante la noche de velitas se adelantaron diferentes operativos de control para evitar la comercialización de elementos pirotécnicos en la ciudad.

“Gracias a los controles de la Administración y la Policía, en la noche de ayer se hizo procedimiento de incautación de 25 kilos de pólvora no autorizada”, dijo Troncoso

Esta pólvora fue trasladada hasta la estación centro del Cuerpo Oficial de Bomberos, y en las próximas horas será destruida de manera controlada por las autoridades.

Vale mencionar que en Ibagué está prohibida la comercialización, venta, fabricación, uso y porte de cualquier tipo de pirotecnia.

“Queremos que la comunidad tome conciencia de los riesgos que se corren al manipular la pólvora o permitir que los niños lo hagan”, concluyó Troncoso.

Comentarios