“Colombia jamás ha sido un país intervencionista”: Cancillería

en por

Colombia respondió a la versión de Samuel Moncada, canciller venezolano, quien aseguró que, junto a México y Estados Unidos, están planeando una transición de poder en ese país.

La estrategia de incluir a sus vecinos de la región en las denuncias sobre supuestas intromisiones es una táctica que ha usado el chavismo desde que el propio Chávez estaba en el poder. El nombre recurrente cuando desde Miraflores se refieren a estos hipotéticos planes es el de “el imperio”, Estados Unidos, pero de vez en cuando mencionan otros países que, aseguran, también tienen interés en que caiga el presidente Nicolás Maduro.

Colombia cada vez se pone más en boca de la guardia pretoriana de Maduro, que ha acusado al país de permitir y hasta exportar delincuencia, crimen, pobreza, y drogas a ese país. No obstante, la más reciente acusación que hizo el canciller venezolano, Samuel Moncada, fue más allá al hilar unas declaraciones de Mike Pompeo, jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EE.UU., y deducir que se estaba fraguando un golpe de Estado diseñado por ese país y amparado por Colombia y México. (Lea: CIA, Colombia y México quieren derrocar a Maduro: canciller de Venezuela)

El Ministerio de Relaciones Exteriores salió al paso de las acusaciones y rechazó las apresuradas y peligrosas conclusiones de Moncada, basadas en comentarios que hizo el director de la CIA en un foro de seguridad que se desarrolló en Estados Unidos. En un sucinto comunicado, la Cancillería aseguró que el país basa su política exterior, y las decisiones que se toman en ese sentido, en el respeto a los principios que rigen el sistema internacional y el Estado de Derecho.

“Colombia jamás ha sido un país intervencionista y negamos la existencia de cualquier acción o gestión que intente injerir en Venezuela”, indicó la Cancillería, que aclaró que, al ser Venezuela un país vecino, se ve directamente afectado o beneficiado por las decisiones que se tomen.

De esta forma, Colombia aclaró que sí hay interés en que se solucione la crisis que atraviesa el vecino país, pero que no intervendrá en una posible solución, que prefieren dejar a los venezolanos. Para eso, sugirieron continuar la búsqueda de salidas negociadas y pacíficas que garanticen el bienestar del pueblo venezolano.

El Gobierno mexicano también se refirió a las acusaciones y desmintió “de manera categórica” que esté haciendo parte de un plan para cambiar al Gobierno de Venezuela.

México es un país respetuoso del derecho internacional, que no trabaja con ningún país en detrimento de otro y su posición sobre la situación en Venezuela ha sido presentada de manera clara en los comunicados que ha emitido y en los foros internacionales en los que participa”, aseguró la Cancillería mexicana en un comunicado, en el que agregó que está dispuesto a contribuir, siempre por medios diplomáticos y respetando la soberanía de ese país, para encontrar a una solución democrática a la crisis.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*