Redactor Prensa | El Ibaguereño
Banner
| 2019/04/28

Morir nunca es una solución, descanso o alivio; para solucionar, aliviarse o descansar se necesita estar vivo. Al final de una enfermedad prolongada o la vejez tras una vida plena, morir puede ser un final digno pero nunca una respuesta a nada. Las acciones en contra de la propia integridad siempre son una modalidad de enfermedad, una severa anormalidad biológica, nunca han evitado sufrimientos a si mismo u otros, los han aumentado grandemente a todos quienes tocan de cerca o lejos, es un retirar problemas de un lugar y enviarlos multiplicados a otro, esta condición se contagia entre la familia en el grupo social o pareja y nunca se explica o justifica favorablemente. Basta una reflexión de unos días para que la propia persona concluya que la acción es absurda y en dirección contraria a cualquier solución de problemas. He atendido todo tipo de casos de este tema:

Recuerdo con cariño un caso muy educativo de un muchacho quinceañero que saltó del puente férreo de Girardot sobre el río, lanzándose de espaldas al agua y con el tremendo golpe de lo que podría ser el salto récord de clavados extremos a 30- 40 o quien sabe cuántos metros de altura, solo él lo sabe. El impacto lo privó del conocimiento y convirtió la nuca, espalda, glúteos y planta de pies en un solo morado. Me decía sonriendo que con el tremendo golpe había olvidado absolutamente toda razón o pista del porqué había hecho eso, que no tenía la menor idea y que estaba alegre que no le hubiera resultado.

Redactor Prensa | El Ibaguereño

Los adolescentes que pierden su pareja y piensan que por esto el mundo se acaba y a los tres días dentro del mismo hospital ya tienen otra pareja (tal vez mañana brille el sol-JAF); hombres de familia con deudas impagables; personas encerradas en pasados que nadie más recuerda: muchachas que creían agredir a padres, madres o parejas haciéndose daño a sí mismas; problemas mortales que a la luz del día solo eran malentendidos; envenenamientos en donde la persona imaginaba que dormiría o perdería la conciencia para luego encontrar meses espantosos de complicaciones médicas tan severas que los afectados se disculpan con todo aquel que los saluda diciendo: “yo no sabía”; circunstancias surrealistas en donde la persona se presenta diciendo que se envenenó en la mañana pero no pasó nada y que venía a reflexionar o charlar para cambiar de actitud, para que tú revises en el libro de toxicología que el envenenamiento se desarrolla silencioso durante tres días en que parece que todo está bien para manifestarse en serio al tercer día como una pudrición en vida y que la circunstancia ya no tiene reversa; gente que toma tabletas infantiles creyendo que son inocuas para manipular a su familia encontrando que son a veces más venenosas que cualquier serpiente, son casos con los que a diario nos encontramos. Hechos lamentables que muchas veces no tienen reversa.

Muchas personas viven circunstancias tan duras que momentáneamente, desaparecer, parece una opción, cuando lo único que querían era cambiar esas circunstancias; “cámbialas” y te dirán riendo que la idea era absurda, sin embargo, dar un giro a la situación se puede sin tanto esfuerzo ni peligro, con tan solo pensar con calma ya se está empezando. Si un problema parece monstruosamente complejo, severo o insuperable, seguramente se trata de una ilusión, malentendido, fantasía o error. (La vida real no ofrece ninguna condición que carezca por completo de acción o solución). Quizá simplemente lo tenías todo pero no te habías dado cuenta por desorganización, adicción o enfermedad.

Ejemplos: No rain- Blind melon /Need you tonight- INXS. / It smells like teen spirit — Nirvana. Anótalo en to mente y nunca lo olvides: Los peores dragones son siempre imaginarios. Muchos de los obstáculos que enfrentamos en nuestras vidas son creados por nosotros mismos, a veces los más severos. La mayoría de problemas de inusual, extrema gravedad o insolubles se resuelven solos (quedándose quieto y no haciendo nada se resuelven muchas dificultades, a veces las más severas) o pensando diferente; a veces todo lo que necesitas es dar un paso atrás y ver las cosas de otro modo, en unos años de ese problema ni te acordarás.

Redactor Prensa | El Ibaguereño

La vida tiene un solo callejón sin salida, para el resto de las circunstancias del día a día y los laberintos que nos inventamos y en los que nos metemos, siempre se podrá girar a otro lado. No olvides nunca que cualquier cosa que te ocurra o se te ocurra, no es más grave que las que superaron los ancestros que te precedieron; sin tecnología, sin comodidades modernas, sin vitaminas, alimentación adecuada ni refrigeración o calefacción, sin antibióticos, ni cirugía, ni rayos x, sin anestesia, sin alfabetización, sin higiene ni agua hervida, sin papel higiénico, sin lavado de manos o dientes, sin preservativos ni jabón, sin explicación para los fenómenos naturales, sin vacunación, sin antiparasitarios, sin ley, sin derechos civiles, sin respeto o dignidad de género, con derecho de pernada y cinturón de castidad, inquisición, cruzadas de adultos y niños, guerras, esclavitud, epidemias, extinciones masivas humanas y a nivel especies, vulcanismo, marejadas, inundaciones, meteoros, diluvios, glaciaciones, animales salvajes y quien sabe que cosas más. A nosotros no nos ha tocado la parte dura de la historia, otros vivieron quizá sin saberlo, vidas que en ese instante pudieron parecer sin sentido para encontrarlo en las generaciones siguientes.

Benditos sean.


Si tú mismo te permites ingresar al problema, tú mismo tienes la salida”.

Hay mensajes que es mejor no contestar, lugares a donde es mejor no ir, retos que es mejor no asumir, relaciones en las que es mejor no participar, situaciones que es mejor no conocer, problemas que no se deben solucionar, experiencias que es mejor perderse, preguntas que se deben quedar sin responder, juegos en los cuales la movida ganadora es no participar y extravíos sin salida que se resuelven no entrando en ellos.

Fin.

Diario de reorganización personal, optativa para facilitar la reflexión y dinamización de la psicoterapia inicial al egreso y de seguimiento.

Diario de Tratamiento:

1.         Escribe la historia de tu familia.

2.         Escribe la historia de tu vida.

3.         Escribe que fue lo que paso. (El por qué, más importante que el cómo)

4.         Escribe tu plan de vida, qué quieres ser, hacer y tener de aquí en adelante.

5.         Apréndete o memoriza esta poesía o frase y explica qué puede tener que ver contigo en este momento.


Unos tienen y no pueden, otros pueden y no tienen, nosotros que tenemos y podemos damos gracias al Señor.

Tomado del El libro de Don Tetes o Manual de la Vida
Autor: Álvaro Enrique Noguera Núñez

Álvaro Enrique Noguera Núñez

Médico Psiquiatra, sub-especialista en Psiquiatría de Enlace.

E.S.E Hospital Especializado Granja Integral

Comentarios