Andrés Mora | El Ibaguereño
Banner

Publicado originalmente en El Anzuelo Medios.

Confundida de hora me encontré con un salón vacío. La clase empezaba a las dos de la tarde y yo había llegado casi una hora antes. En ese mismo instante entró un hombre alto y robusto, con botas punta de acero y una camisa azul que tenía marcado el logo de la Universidad de Ibagué. Era uno de los señores encargados del mantenimiento que se disponía a limpiar el salón, mientras en mi aburrimiento entonaba una de las canciones más reconocidas en la vida artística de “el romántico del llano”, Aries Vigoth, Predestinación.

Andrés Mora | El Ibaguereño

Inmediatamente, en los pensamientos de aquel individuo se inició una serie de recuerdos que lo transportaron a su patria. La canción finalizó y con la esperanza tal vez de que mi nacionalidad también fuese venezolana se acercó y empezó a hablar, como propio conocedor del género, sobre la música llanera.

Había llegado a Colombia hace un tiempo. La falta de oportunidades en Bogotá y la afluencia de venezolanos allí, hizo que hace un año y ocho meses decidiera radicarse en Ibagué. Breiner Uzcategui, oriundo de Caracas – Venezuela, había encontrado una luz de ilusión en la Ciudad Musical de Colombia.

Andrés Mora | El Ibaguereño

Todo inició debido a una crisis que desde 2013 hasta la actualidad ha abatido a la República Bolivariana. Los sueños, logros, amigos, familia y la vida misma quedaron allí. La figuración de múltiples problemas económicos, el aumento del desempleo, la corrupción política y sobre todo los escasos productos básicos y medicinales, llevaron a una masiva migración en la cual se incluía él. Sin embargo, aún quedan aquellos que con el alma colmada de fuerzas continúan la lucha desde su patria. Otros, como Breiner, continúan desde el corazón.

  • Toda mi vida la viví en Venezuela, todos mis aciertos los tuve allá. Soy de esas personas regionalistas, soy 100% venezolano. Me gusta mi país, más no puedo negar que me siento agradecido con Colombia por haberme tendido la mano, por permitirme ser parte de su población.
Andrés Mora | El Ibaguereño

Llegó a ‘La Musical’ por ciertos amigos venezolanos con familiares ibaguereños que le recomendaron mudarse. Atinó, y a diferencia de Bogotá, aquí logró fluidez laboral. Como parte del destino, su vecino Diego del barrio Las Ferias -quien sería el director del área de idiomas de la Universidad- le dijo sobre una convocatoria de trabajo que estaba realizando el alma mater y finalmente cumplió con los requisitos. Lleva dos meses y para realizar sus labores de mantenimiento y jardinería suele escuchar música (corriendo el riesgo de que lo amonesten porque es una actividad no permitida) en especial la música llanera y salsa del tipo que a él le gusta, romántica.

  • La importancia de la música para mí va desde el punto de vista de que es un medio de comunicación muy grande, que llega a muchas personas. Digamos que dependiendo del género de música que escuches también tiene un impacto en la sociedad. La música en Venezuela es variada. Entre las que más me gustan están la salsa, música llanera y gaita.  Para mí es muy importante lo que es la música llanera porque refleja mucho lo que es el venezolano, el campesino, su cultura e ideología.

Es muy poco lo que conoce de la música en Colombia, sin embargo, asemeja al vallenato como mayor exponente debido a que tres estados de su país (San Cristóbal, Maracaibo y Mérida) por ser fronterizos, han adaptado nuestra cultura a la suya, escuchando vallenatos y  haciendo uso de la jerga colombiana.

Pero algo salió mal al momento de llegar a este país, específicamente a Ibagué, porque en vez de escuchar vallenatos en las calles, oía frecuentemente lo que él considera ‘rancheras’ pero que en términos criollos sería música popular.  Por un momento creyó que estaba en México, o en otro país, pero no sentía estar en Colombia. Son muchos los géneros internacionales que ha odio en Ibagué, esto lo hace pensar de que como nación estamos muy llevados por otras cosas, un ejemplo claro, el ‘trap’, géneros musicales que en su opinión son desagradables para sus oídos.  Sin embargo, ha oído e incluso conocido a algunos intérpretes de la música llanera colombiana como el Cholo Valderrama, porque anda muy metido en lo que es el género. Pues sin lugar a dudas para un venezolano la música joropeada es algo cotidiano. Estando en este país le ha hecho mucha falta lo que es la melodía de su nación, por eso, no deja de escucharla en los medios que lo permiten como YouTube, Spotify, etc.

Andrés Mora | El Ibaguereño

Aunque tal vez Colombia y Venezuela tengan el mismo llano, su música varía en lo recia de la misma. Para Breiner, escuchar música llanera en un país como Colombia y menos en un departamento que no tiene que ver nada con el llano, es algo que no sucede todos los días. Por eso, aquel día que me encontré perdida de hora en un salón vacío, pude hacerle sentir como en casa.

  • Los sentimientos que despierto al escuchar música llanera son inexplicables, son muy fuertes, te trae muchos recuerdos bonitos de tu infancia, de lo que es el canto de allá, tú vas a pensar eso no es de aquí, eso es de mi tierra.

Karoll Vanessa Caballero

Andrés Mora es autor en EL IBAGUEREÑO en temas relacionados con el deporte y CrossFit, es uno de los atletas más activos en la ciudad y uno de los gestores del box Radikal Fitness.