El Ibaguereño Prueba
Banner
| 2018/07/22

 

Encontrada por primera vez en el altiplano Andino, este producto se ha convertido en uno de los mayores cimientos de la cocina internacional; su versatilidad le ha grajeado un papel protagónico en las culturas culinarias más representativas del mundo: Francia, India, España, Turquía, Irlanda, Perú y la propia Colombia, entre otros. Aun así, hay entre las papas y sus distintas clases un punto en común: su gran éxito como snacks y aperitivos en la comida rápida.

En Ibagué hay papa sin duda; sin embargo, pese a que es sencillo encontrarla acompañando hamburguesas, perros calientes, arroces, alitas picantes y toda clase de cortes de carne de res y cerdo, en EL IBAGUEREÑO Prueba quisimos ir más allá y explorar este delicioso almidón en un sitio donde deja de ser un simple acompañante para convertirse en el plato principal: Papitas & Compañía.

Papas con nuggets de pollo

Ubicado en la Avenida Ambalá # 32-60, a un par de cuadras de la Escuela Normal Superior de Ibagué, este sitio de comidas rápidas fue pionero en Ibagué en el uso de la papa como producto principal en la elaboración de sus preparaciones, pues su especialidad son los canastos de papas a la francesa, en cascos o criolla, acompañadas de proteínas como res desmechada, costillas de cerdo y Nuggets de pollo, que llevan encima deliciosas salsas y hogao de la casa; cada producto de la carta es una oda al tubérculo del altiplano cundiboyacense, servido de manera magistral en porciones generosas y excelente sazón.

Papitas & Compañía tiene un local pequeño, pero que vale la pena encontrar si se quiere disfrutar de una porción de papas generosa a un precio justo, además de múltiples opciones de malteadas y otras bebidas refrescantes para acompañar la cazuela de papas, que además viene acompañada de huevos de codorniz con salsa de la casa.

El Ibaguereño Prueba

Nuestro equipo experto le dio a Papitas & Compañía una alta calificación, además de una sincera recomendación a la población ibaguereña para ir y darse el gusto de comer papa por comer, pero de una manera gourmet y especializada, en un lugar donde, además, el servicio es muy “buena papa”.

 


“A sumergirnos en papitas y una buena compañía”

Comentarios