Juan José Garavito | El Ibaguereño
Banner

La calle que pasa por detrás del Éxito de la calle 80 y desemboca a la Avenida Pedro Tafur, ha sido desde hace varios años ya, reconocida como una de las zonas de mayor oferta gastronómica de la ciudad; decenas de restaurantes y puestos móviles de comidas rápidas son a diario el desvare de la comunidad que vive y labora en los barrios circundantes, además de una opción cercana y variada para comer a cualquier hora.

El Ibaguereño | El Ibaguereño

Sin embargo, hay en esta zona, un sitio que es sin duda un punto de referencia para los conocedores de la buena comida rápida tradicional, puesto que diariamente, recibe más comensales que cualquiera de los negocios cercanos; un sitio donde la comida es tan buena y económica, que cuenta con el aval de cientos de personas que cada día, se agolpan en este lugar después de las 5 de la tarde. En esta ocasión, EL IBAGUEREÑO salió de sus cuarteles generales en compañía de su crítico gastronómico de 10 estrellas el “Gordo Rancy”, abordó la puntual y concurrida buseta #9 y se dirigió a probar los pasteles y las tortas de carne del emblemático “Puesto detrás del Éxito”, aunque si somos completamente exactos, empezaron llamándose “Puesto detrás del Óptimo”.

El Ibaguereño | El Ibaguereño

Así es, estas tres parrillas puestas en línea recta, son una de las mayores bendiciones para el ciudadano promedio con paladar fino del día a día ibaguereño; aquí usted encontrará pasteles, empanadas, chorizos, tortas de carne, enormes rodajas de salchichón con arepa y suculentos pinchos de pollo asados habilidosamente a fuego vivo por las patronas de cada parrilla, quienes sin miramientos y con gran pericia voltean y adoban sus preparaciones con hierbas que deleitan el olfato y abren el apetito de inmediato.

El Ibaguereño | El Ibaguereño

En este espacio la cuestión es de hambre y sin perder tiempo, los clientes llegan, hacen su pedido, lo consumen y pagan, antes de continuar su camino; a pesar de la concurrencia y los múltiples pedidos, todo el mundo consume y paga lo debido sin demora y sin “chanchullos”, pues este sitio más que ser un oasis de tradición culinaria, es un vivo recordatorio del poder del emprendimiento y tesón de los tolimenses; aquí se trabaja para salir adelante, y eso se respeta.

El Ibaguereño | El Ibaguereño

acá puede sentarse al fresco clima de la tarde ibaguereña y disfrutar de un delicioso pastel de papa con una helada freskola, o darse el gusto de probar una caliente empanada con el generoso ají casero que más que picar, está hecho con la intención de realzar los sabores de la misma.

El Ibaguereño | El Ibaguereño

aquí puede encontrar todo un repertorio de onces desde las 5 o 6 pm hasta que, como se dice coloquialmente “todo se venda”; Andrés, hijo y co-propietario de una de las parrillas, asegura que llevan mucho tiempo allí y que es un negocio familiar, “trabajamos junto a mi señora madre y en familia cada día para salir adelante honradamente, pero la mayor satisfacción es poder alimentar a otros ibaguereños trabajadores y humildes como nosotros cada día.

El Ibaguereño | El Ibaguereño

Al igual que los restaurantes de varias estrellas michelin, este sitio cuenta con su clientela recurrente, a quienes, Andrés sin demora les prepara, tanto pedidos para llevar, como para consumir ahí mismo; en ocasiones inclusive, simplemente los saluda y les pregunta “¿Lo de siempre?”

El Ibaguereño | El Ibaguereño

Entre los comensales contamos ejecutivos, operarios, albañiles, viajeros de paso, estudiantes, mensajeros, trabajadores informales e inclusive familias enteras, que se sientan y piden 2 o 5 o 10 pasteles, pues estos grandes horneados de papa con huevo completo no cuestan más de 1.500 pesos.

Juan José Garavito | El Ibaguereño

EL IBAGUEREÑO probó los pasteles, las tortas de carne y los chorizos, aunque uno de los transeuntes que recién llegaba al sitio y quien se identificó como ‘Gerardo’ afirmó que las lonjas de salchichón de ahí son “un pase al cielo”. Sin embargo, damos fe de lo que probamos y todo estaba abrumadoramente delicioso; la masa del pastel es crocante y nada grasosa, con un relleno suave y muy bien adobado que, mezclado con el ají rojo, es una verdadera celebración en el paladar.

El Ibaguereño | El Ibaguereño

Ya lo sabe, salga de la oficina y venga, aquí, detrás del Éxito de la calle 80, en toda la esquina, lo espera una experiencia gastronómica conocida y recomendada por muchos ibaguereños de todos los estratos, porque aquí pueden llegar tanto comensales que se bajan de una bicicleta, como aquellos que se bajan de un  carro último modelo, y es que en realidad, la comida es y seguirá siendo uno de los factores socio-culturales que sigue siendo universal independientemente de cualquier estrato, credo o afiliación política.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comentarios