Izquierda arriba, Helena Bedoya, Álvaro Muñoz. De izquierda abajo Ender Castellón, Juan José Paz | El Ibaguereño
Banner
| 2018/04/11

Aunque uno de los entrevistados manifiesta que el problema de inseguridad no es solo de una ciudad sino el país, la gran mayoría de ciudadanos cree que Ibagué es una capital con bastante inseguridad y que “no hay que dar papaya”.

Hace falta más seguridad en Ibagué, sin embargo no hay que dar papaya. El ladrón está en todas partes. Entonces uno mismo es el que da papaya”, dijo Ender Castellón, un obrero de unos 38 años.

Según los resultados de la más reciente encuesta de percepción ciudadana Ibagué Cómo Vamos, el 33 % de los ibaguereños se sienten inseguros.

Para mí es regular, porque de todas maneras hay gente cometiendo fechorías, roban celulares, atracan, y así”, además “uno no tiene que ir confiado en Ibagué, tiene que estar pendiente”, dijo Álvaro Muñóz, un vendedor ambulante que se dedica al comercio de aguacates. Es un ibaguereños de 55 años.

A diferencia del año 2016, el registro de percepción de inseguridad era de un 22%, lo cual significa que ha subido y que los ciudadanos no se sienten tranquilos al recorrer las calles de Ibagué. Según Ibagué Cómo Vamos, algunos de los ciudadanos que más inseguros se sienten son los que viven en los barrios Combeima, Kennedy, Boquerón, entre otros.

Considero que la inseguridad debería ir aumentando conforme la ciudad va creciendo, conforme el desarrollo de Ibagué va avanzando”, dijo Juan José Paz, estudiante de la Universidad del Tolima.

Según la encuesta, 7 de cada 10 ibaguereños considera que la presencia de la Policía de Ibagué en su barrio es muy poca.

Lo que creo de la seguridad en Ibagué es que ha mejorado, a diferencia del año pasado que estuvo regular. Lo digo porque veo que hay muchos controles a motociclistas. En las discotecas y bares vemos que también hay buena presencia de la policía”, opina David Bedoya, con 23 años y entrenador deportivo independiente.

El caso más sonado durante los últimos días es uno en donde dos sujetos se bajan de un auto y violentan un carro estacionado en una bahía cerca a la avenida Pedro Tafur.

“Mi percepción se basa en terceros porque gracias a Dios nunca me ha pasado nada. Pero considero que la seguridad es mala y lo digo porque en la oficina donde trabajo ya han robado tres veces en un año”, responde Helena Guerrero, arquitecta de 24 años.

 

Sin portarse mal porque cae la ley.

Comentarios