Foto suministrada por la Universidad de Ibagué | El Ibaguereño
Banner
| 2018/04/27

Una de las reflexiones urgentes, tras una serie de conferencias de expertos y un panel entre representantes de sectores gubernamental y académico, es la necesidad de articulación, ya que, “si se logra, la región va a avanzar mucho”, según destacó el rector de la Unibagué, Hans-Peter Knudsen Quevedo.

Dicho comportamiento positivo se lograría en un futuro cercano con la conformación de una mesa regional de competitividad, con la que se comprometió el alcalde de Líbano, Germán Castellanos Herrera, con miras a responder la pregunta ¿Cómo queremos ver en 2030 una región pujante y competitiva?

Para la competitividad, coincidieron los expertos, la sostenibilidad ambiental y la productividad son dos factores importantes, lo que en el Tolima representa muchas ventajas desde la Visión Tolima 2025, presentada en el Foro por Jaime Eduardo Reyes, director del Instituto de Desarrollo Regional de la Universidad.

De hecho, en cuanto al primer factor, el rector Hans-Peter Knudsen aseguró que el mencionado término ha sido estigmatizado como un concepto neoliberal, de moda y que termina empobreciendo a la sociedad, y que dichas conductas están muy alejadas de la realidad.

Como ingredientes principales para que se cumpla la palabra que reunió el propósito del Foro, el funcionario mencionó la confianza (compuesta de autoestima, credibilidad y respeto), el compromiso (dedicación, trabajo en equipo y articulación) y la acabativa (suma de “resultados, resultados y resultados”).

Otro apunte que dejó grandes inquietudes y el compromiso de aprovechar las bondades naturales de la región norte del Tolima giró en torno de la biodiversidad, que es mayor si se compara con zonas con más marcado desarrollo en el mundo como Madrid (España), Ciudad de México (México), Lima (Perú) y Arabia Saudí.

La participación del economista Saúl Pineda Hoyos, director del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas de la Universidad del Rosario, sirvió para comprender que el Tolima tiene grandes retos, ya que en 2017 se ubicó en el puesto 17 en el Índice Departamental de Competitividad.

“No hay competitividad si no hay sostenibilidad del territorio”, destacó en su intervención; por otra parte, enfatizó en que “la competitividad y la sostenibilidad ambiental son atributos que se construyen de manera colaborativa, por eso no son una responsabilidad solo del Alcalde”.

Si bien en Líbano abundan cultivos permanentes como el plátano, el café y el aguacate, y transitorios como el maíz y el fríjol, en su balance dejó ver que existen altos niveles de pobreza en la región norte, por eso “el esfuerzo tiene que ser mucho más grande. Tenemos grandes desafíos en conjunto”.

Comentarios