Fotografía El Espectador | EL IBAGUEREÑO
Banner
| 2018/01/16

Niños y adultos de la vereda El Gallo ahora aprovechan la estrategia de la ciudadana Consuelo Cendanes para generar acceso a la educación, el recreo y la cultura a través de la única biblioteca campesina existente en la zona, la cual ella ha construido entre guaduas y guacales.

El Gallo es una de las veredas ubicadas en el Cañón del Combeima. Se encuentra a una hora de Ibagué en carro y solo cuenta con servicio de transporte público los fines de semanas, dos veces al día.

“Estuve hablando con las juntas de acción comunal y me di cuenta de que lo único que les hace falta a los campesinos es deporte y cultura, porque el campesino tiene salud, tiene tierras, tiene muchas cosas, muchas riquezas” comenta Cendanes.

La biblioteca que ha ubicado en una antigua casa en frente de la escuela de la vereda cuenta con decenas de libros que le han sido donados y que ella misma ha clasificado. Entre ellos enciclopedias y compendios de turismo, pintura, gastronomía, periódicos de la región, revistas de agricultura orgánica, poesía, cancioneros, salud, cuentos infantiles y permacultura. Siendo este último uno de los temas a los cuales ella le da mayor relevancia.

A la biblioteca de Cendales acuden al rededor de 150 niños, los cuales, además de aprovechar este espacio de lectura interactúan con diferentes organizaciones sociales y culturales convocadas por la fundadora del lugar, quienes dirigen charlas, lúdicas, talleres de pintura, danza, música, manualidades, folclor y reparten algunos obsequios.

Comentarios