El Ibaguereño | El Ibaguereño
Banner
| 2017/11/29

Vuelve la crisis política a la Universidad del Tolima. Docentes del alma máter denuncian que los cargos de la “Dirección Universitaria” se tratarían de alianzas del actual rector Ómar Mejía con sujetos considerados “ajenos” a la institución.

Al parecer, la superación de la crisis nunca existió, solo cambió de bando. Y al mejor estilo de la serie de Internet ‘House of Cards’, el actual rector hizo alianzas con quienes en el pasado fueron sus enemigos. Hoy gran parte de la  comunidad estudiantil no se siente conforme con quien en algún momento (sectores internos y políticos de la Universidad del Tolima) promocionó como ‘El Salvador’.

En el pasado acusaban a los anteriores rectores a obedecer al Gobierno Departamental de turno, de corriente Liberal. Hoy la Asociación Sindical de Docentes de la Universidad del Tolima (ASDUT) denuncia “decenas” de puestos burocráticos provenientes del Gobierno Conservador del gobernador Óscar Barreto Quiroga, exjefe de Ómar Mejía, quien es el actual rector de la UT.

Las maniobras

ASDUT, a través de un comunicado, denuncia que el despido de varios profesionales tipo P8 era la excusa perfecta para que la corriente conservadora instalara dichos nuevos puestos. Estrategia presentada en el inicio de la administración de Ómar Mejía como un apretón de cinturón y que se vio con aceptación por la opinión pública.

Por otro lado, el pasado 17 de noviembre, el Tribunal Administrativo del Tolima, consideró de “irresponsable y falta de honradez” a la defensa de la Universidad del Tolima ante la demanda presentada por el abogado Eduardo Oviedo Castrillón en la que pedía la nulidad del cargo de “RECTOR INTERINO” de Ómar Mejía.

Texto extraído del folio 6 del apartado de Consideraciones del Tribunal
Texto extraído del folio 6 del apartado de Consideraciones del Tribunal.

El Tribunal se refirió en estos términos al equipo de defensa de la Institución por el intento de dilación del proceso y prevención a “retrotraer” una actuación profesional, e indicó que se aplicó “la figura de la interinidad sin fundamento jurídico válido”.

¿Acosos?

Los docentes de la Universidad del Tolima también denuncian una persecución interna aducida a la famosa “Reforma Profunda”.

“Ofendiendo a los funcionarios que ni han podido despedir y asegurando que la ‘Reforma Profunda’ va por encima de lo que sea”, reza un comunicado de ASDUT.

Cabe recordar, que a pesar de que el Consejo Superior aseguró que se continuará con la implementación de la reforma, este se vio obligado a que sus intenciones de modificar la planta de personal sean hasta después de la Ley de Garantías, ya que la Procuraduría General de la Nación y el Departamento Administrativo de la Función Pública, prohibieron las modificaciones en las plantas de personal de las entidades públicas.

En alerta

Esta grave situación prende las alarmas ante el gremio académico y político regional. Lo que más ha llamado la atención a abogados consultados por este portal y que pidieron la reserva de sus nombres, es la manera en que la nueva administración de Ómar Mejía hace los movimientos de funcionarios de forma directa, aún incluso, provocando a través de la defensa de de la propia institución, una aireada queja del Tribunal del Tolima.

La crisis de la Universidad del Tolima nunca dejó de existir, lo que ocurrió es que este fortín político cambió de partido.

¿Seguirá entonces manipulado el futuro de los miles de jóvenes que vienen en el futuro? Es urgente ver nuevamente con lupa lo que ocurre al interior de la Universidad del Tolima.

Comentarios