Redactor Prensa | El Ibaguereño
Banner
| 2019/04/18

En su niñez Carlos Enrique Delgado Falla soñaba con jugar en una gran cancha, con un balón profesional, representando los colores de su región, pero en ese momento, las cosas no eran tan fáciles. Mientras tenía sus metas claras, entrenaba en la única cancha con la que cuenta el municipio de Ortega.

Su entrega y compromiso durante todo ese tiempo finalmente dieron frutos en el año 2015, cuando una buena noticia tocó a su puerta. Había sido elegido para pertenecer a la Selección Colombia Indígena.

Sin dejar atrás su vida, empacó todos sus sueños en una maleta rumbo a Chile para participar en la Copa América de Pueblos Indígenas donde compartieron terreno con Argentina, Ecuador, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y México.

Momentos de la Copa América de Pueblos Indígenas 2015

La sensación de portar la tricolor en esta cita futbolística aún sigue en su piel, y con orgullo relata cada uno de los momentos que vivió en esa experiencia donde fue el único tolimense en participar, aportar toda su técnica y conocimiento para ser subcampeones. Un gran orgullo.

A partir de ese momento su vida cambió, pues se dio cuenta cómo era la vida de un futbolista profesional, la disciplina, la exigencia en los entrenamientos, el sacrificio que deben tener quienes quieren llegar lejos, y por supuesto, evidenció la falta de oportunidades que tiene el departamento en este ámbito deportivo.

Redactor Prensa | El Ibaguereño

Así que empezó a hacer parte del sueño de muchos niños de su población que anhelan llegar al fútbol profesional, pero que no tienen las posibilidades de un buen entrenamiento para adquirir conocimientos.

Hace un año fundó con algunos amigos el Club Deportivo Alianza Ortega integrado por 65 niños en edades de 4 a 15 años, 10 de ellos indígenas, que aunque viven lejos del centro poblado, viajan más de cuatro horas para llegar el entrenamiento todos los sábados. El club cuenta con el apoyo de empresas privadas de la región que brindan subsidios a los pequeños de bajos recursos.

Redactor Prensa | El Ibaguereño

“El objetivo de la escuela es mostrar otra forma de vida, alejarlos de los vicios. Ya no vemos niños jugando sino con un celular o computador, cosa que no les deja nada positivo”, indicó Carlos Enrique.

De igual manera, Carlos indicó que las puertas están abiertas para más niños y jóvenes, así como para la empresa privada o pública, que quiera hacer parte de este proyecto que sueña con exportar talento orteguno.


El proyecto a largo plazo es mejorar la implementación del club y por supuesto, abrir las posibilidades para que los niños lleguen a equipos profesionales”.

Carlos Enrique Delgado