Andrés Mora | El Ibaguereño
Banner

Publicado previamente en El Anzuelo Medios.

La ciudad de Ibagué, ha sido cuna de significativos deportistas a lo largo de su historia. Desde el siglo pasado, grandes promesas se han impulsado y variedad de disciplinas se han desarrollado y fortalecido para quedarse en la región tolimense.

La halterofilia, es un ejercicio que consiste en forzar la fuerza humana para cargar el mayor peso posible mediante pesas y ejercicios técnicos de levantamiento. Antonio María Cristancho, nació el 15 de enero de 1942, tiene 77 años y fue partícipe del auge en este deporte. Tras una serie de inconvenientes, decidió establecer su gimnasio en el barrio Belén en la carrera 10 con calle 10, su lugar de residencia.  Está comprometido con la práctica que lo hace feliz y brinda un espacio propicio para que todo tipo de personas puedan desarrollar sus actividades físicas.

Andrés Mora | El Ibaguereño

¿Cómo es su desarrollo a lo largo de su vida con el deporte?

Inicié la actividad física a través de la práctica del boxeo en el año 1959 bajo las órdenes de un profesor que ya olvidé. Y hasta 1961 o 1962 ingresé a Liga de Pesas del Tolima. Soy uno de los pioneros de pesas en el Tolima. Me desempeñé en la actividad de levantamiento olímpico más no sobresalí mucho. En el año 69 iniciaron los preparativos de los Juegos Nacionales del año 1970. Fui nombrado auxiliar de Iván lozano, entrenador de aquella época, por recomendaciones del mismo quien pertenecía a la Liga de Pesas que presidia el señor Jaime Leguizamón Caicedo. Fui nombrado entrenador en el año 1970 y ya estaba fusionada con la Junta Administradora de Deportes del Tolima y Coldeportes Nacional, trabajé hasta el año 1981 cuando fui destituido.

Formé gente, muchachos. Saqué resultados sobresalientes como Lester Francel, Jaime Bonilla, Julio César Gonzales y otros jóvenes destacados que, en algunos casos, integraron selecciones Colombia. Sobresale entre todos ellos Lester Francel, fue el mejor pesista que ha vivido en el Tolima. Esta actividad me gustaba, me agradaba desde muy joven la vocación de ser director técnico. Luego continué del 81 para acá con el licenciado Saúl Buenaventura donde constituimos un centro de fisiculturismo en la 17 con segunda. Y ahora esa es la actividad que actualmente desempeño y pues realmente esto me gusta, me nace y la inculco a través de la práctica, la charla, el aprendizaje y la enseñanza con cada elemento técnico que necesita este deporte tal como lo es la halterofilia, como el fisiculturismo, a jóvenes de 15 años en adelante.

Soy de los pocos que tienen bastante experiencia porque no he parado. Recibí mi capacitación del año 70 al 81 por Coldeportes Nacional y la Federación Colombiana de Pesas y gracias a ellos, he tenido esa partecita teórica. Aporto siempre para mejorar esta disciplina. Mejorar la juventud y rescatar muchachos reteniéndolos lo más que pueda para alejarlo siempre de los vicios. Y eso es debido a que no hay espacios fijos para el deporte en esta ciudad. Sabe a lo que me refiero.

¿Cuándo inició este gimnasio?

La actividad en este establecimiento inició en 1984. Llevo 33 años aquí instalado. Me ha ido bien. Tengo conocimiento de la actividad, la manejo a mi manera, a mi gusto. Me da resultado económicamente, baratísimo. Una mensualidad económica y a la gente le facilita venir y tener un ciclo continuo.

¿Cuál fue la iniciativa de establecer este gimnasio aquí?

La verdad fue que no lo pensé. Esta es mi residencia y por una necesidad laboral, me tocó ingeniármela para conseguirme los implementos y forjar mi propio puesto de trabajo. La vocación también es fuerte, el gusto que le tengo a la halterofilia y el fisiculturismo.

¿Qué anécdotas hay frente a esos conocidos suyos que han destacado?

En la parte directiva, la constitución de la Liga del Tolima fue en 1962 promovida por el doctor Leguizamón Caicedo. En la parte deportiva están personajes como Lester Francel, Juan Manuel Curiel, universitarios generalmente. En la parte técnica está Iván Lozano, Espartado Rutuniane, el primer ruso en el año 70. Una eminencia, un científico del arte de las pesas con sus técnicas estrictas provenientes de su país.

Y retomando un poco el pasado ¿Cómo es el primer contacto con el deporte?

Hubo una anécdota. En el año 1953, mis padres me mandaban a bajar el mercado desde la Plaza de Chapinero hasta la 22. En la calle 17 con cuarta, había una venta de buñuelos y avenas y esas cosas. En esa calle, había un sótano y en él, un pequeño gimnasio. Era de los famosos hermanos Ramírez. Uno era luchador y el otro fisiculturista. Ahí me sentaba a mirar cómo trabajan en el sótano y fue ahí donde nació mi vocación. Luego en el año 68 me dio por irme por el fisiculturismo y en la casa paterna, construí unas pesas de cemento con la gente ahí en galladita, en la calle 22 con 4 Tamaná. En mi casa hacíamos trabajo por la mañana y las noches. Tenía vocación de dirigir ya que organizaba las sesiones y los horarios. Hacíamos otras actividades como boxeo, lucha libre. Era pequeño pero eran los medios que había. Luego conocí en un campeonato tolimense a varios pesistas pioneros en el cuento. Me gustó y continué hasta la fecha en donde aún practico y enseño halterofilia y fisiculturismo. Cualquier disciplina que tenga un atleta, organizo sus rutinas para hacer el trabajo más especializado.

Andrés Mora | El Ibaguereño

¿Y qué grandes logros lo han hecho feliz?

Hermano, la felicidad es el haber logrado continuar ya que son 57 años en total de estar trabajando con esta actividad. Y lo que se logró en la halterofilia, vinculando muchachos en la Selección Colombia y campeonatos nacionales con primeros, segundos y terceros puestos. La motivación de haber realizado un trabajo con honradez, transparencia, esa es la imagen que siempre he guardado. Soy un personaje público aun hasta la fecha.

¿Usted mismo motivó a sus hijos?

Sí, tengo tres hijos, dos mujeres y un hombre. Mi hijo fue técnico de  la Liga de Pesas desde el 2000 hasta el 2002. También hizo las tres carreras: deportista, entrenador y dirigente.

¿Y el gimnasio tiene algún convenio con alguna de esas estancias deportivas?

No, de pronto yo he colaborado con la Liga de Pesas sacando deportistas que quieren estar más cómodos en mi sitio de trabajo. A veces me solicitan para que los siga instruyendo en  halterofilia ya que no pierdo amor por esa disciplina. Me encanta enseñar esa cuestión.

¿Y las personas que más frecuentan este gimnasio?

Las personas vienen de diferentes sitios y con diferentes profesiones. Vienen en mayor medida estudiantes universitarios. También los aledaños al sector por el trabajo que les hago realizar y obviamente la cercanía.

¿Qué anécdota puede contar de los trabajos que ha realizado aquí en el gimnasio?

Realmente anécdotas chistosas no hay. Quizás en los descansos los motivos con chancitas, cuentos pero sin pasar los parámetros de la disciplina como en toda actividad, porque es la doctrina instruida por Espartado Rutuniane. Son muy estrictos con el cumplimiento y la transparencia. Ellos nos inculcaron eso y se queda esa imagen estricta. Exijo resultados y planifico para recibirlos.

¿Y usted cree que esa parte estricta que demanda la actividad influye en su vida personal?

Si realmente, de eso me sostengo. No se debe recordar el pasado ni sentirse atenido a él. La vocación es la cuestión. Y creo que terminaré mi fase en esta labor. La verdad no tengo planes a futuro y voy planificando a diario, el día. Pienso terminar mi carrera aquí, pienso terminar en lo mío.

¿Asistió a grandes eventos en su carrera profesional?

Fueron muchos campeonatos. Se trabajaba las tres categorías: junior, juveniles y mayores para esos tiempos. Anualmente asistía a 3 o 4 campeonatos. Partía para cualquier lugar del país programada por la Federación. Algunas veces se sentía alegría por haber realizado grandes logros como deportista, haber recibido trofeos, medallas… Otras veces venía como dicen, con tristeza con aburrimiento porque no se logró el efectivo; pero la mayoría de veces, siempre fui feliz con eso. Con la satisfacción de cumplir el deber y el haber formado deportistas para llevarlos a competir de forma honrada y transparente. Siempre utilicé la honestidad como medio, sin terceros ni elementos. Sólo era puro trabajo.

Andrés Mora | El Ibaguereño

¿Algunos grandes amigos que quiera mencionar?

Todo el cuerpo de entrenadores, delegados, miembros de Coldeportes y la Federación. En cuanto a la parte técnica destaco a mi entrenador Iván Lozano Gómez, quien fue mi entrenador y mentor en la Selección quien me llevó a Munich en el campeonato de 1972 en la cual, nuestro Lester ocupó el décimo puesto en la división 52,  dándole un punto importante a Colombia. Iván Lozano, mi maestro, compañero y gran amigo. Y el otro amigo gran amigo Saúl Buenaventura, natural de aquí de Ibagué. Jefe de control y desarrollo deportivo en 1969. Son mis grandes amigos en la parte deportiva y la parte técnica. Me sacaron de lagunas y me capacitaron. Son amigos que vieron en mí la vocación y me llevaron a todos lados.

¿Cuál es la importancia de este gimnasio en la vida nocturna?

Pues hermano lo primero, mi sustento, es el medio que tengo. Ya soy una persona de 77 años y pues hoy en día en este país como no hay oportunidad para el que tenga experiencia. No tengo ninguna relación con esas cuestiones políticas. Aquí no aprovechan a los grandes maestros como en otros países. ¿Por qué se dañó eso? eso se pierde y se seguirá perdiendo por la cuestión política. Todo el que llega al deporte siempre es por recomendaciones políticas. Esa es una de las causales del por qué el deporte a nivel local y departamental ha ido bajando. Por eso, a pesar de los pocos sitios para trabajar deporte, uno sabe que los horarios nocturnos son importantes para aquellos que necesitan mejorar su salud y su vida. Por eso trabajo hasta por la noche.

¿Y usted tuvo algún encuentro con esa parte política?

¡Fue injusta mi echada! Fui destituido injustamente porque precisamente llegó una ficha política. A los cinco días de su posesión, ya estaba despachando a todo mundo. Y realmente hoy en día y hace muchos años, las instituciones están compuestas por muchos personajes que manejan y manipulan esa cuestión sea quien sea el director, inclusive cuando lo fui. Ellos lo manejaban a través de ámbitos administrativos y segundos cargos. Desafortunadamente, digo injusto porque yo acababa de realizar un campeonato departamental con pruebas y fichas con 96 hombres. Nunca hubo uno igual, con pesistas de Armero, de Ibagué, Natagaima, Espinal, Flandes. Tres días compitiendo nacionalmente en todas las categorías. El primer día de agosto de 1980 realicé esas competiciones y a los cinco días nos estaban tirando la revolución. Digo injusto ¿Por qué? Porque nunca tuve en la parte profesional malos comportamientos, deshonestidad ni groserías. Tenía disciplina y fue lo que siempre nos inculcaron. Nunca tuve chanchullos y fue injusto por eso. No me presté para esos torcidos y ya me tenían entre ojo y desafortunadamente eso sucedió. Cuatro años después llegué a este gimnasio.

¿Nunca dio queja de eso?

No, desafortunadamente fui el primer destituido de Coldeportes Tolima. Salió una ley en esos tiempos donde cualquier funcionario público podía ser destituido. Ahora es injusto porque si yo te mostrara el acta de destitución, decía: “Declárese insubsistente el cargo de monitor, entrenador, director de categoría Antonio María Cristancho Sánchez a razón de la junta administrativa y directiva”. Imagínese “insubsistente”. Ni por mal comportamiento ni malas conductas. Yo vi pasar esa cuestión con el tiempo. Unos compañeros de otras líneas hicieron demanda ganaron y hoy día les deben millonadas. Yo no le hice fuerza a eso, hasta ahí después de entregar mi puesto, mejor me capacité personalmente con mi negocio. Siempre voy a la biblioteca a mirar que hay de nuevo, que cosas puedo aprender. Lo realmente importante es haber cumplido mi labor con honradez y transparencia. Yo a veces tengo ratos, es mi personalidad por la disciplina y la gente confunde, que uno es de mal genio y esas cosas, pero gracias a eso me he dado cuenta que a la gente de nuestro país le gusta estar sin disciplina y gracias a mí, la encuentran.

Andrés Mora | El Ibaguereño

Por: Juan Montoya Prada

Andrés Mora es autor en EL IBAGUEREÑO en temas relacionados con el deporte y CrossFit, es uno de los atletas más activos en la ciudad y uno de los gestores del box Radikal Fitness.