El Ibaguereño | El Ibaguereño
Banner
| 2017/12/11

Terminó el 2017 para el Deportes Tolima luego de la eliminación sufrida en la semifinal contra Independiente Santa Fe que dejó un sin sabor al no lograr ser finalistas, pero a la vez un balance positivo en el segundo semestre donde se llegó a una instancia donde parecía imposible estar y se perdió con las botas bien puestas.

Sin duda el pilar de esta gran campaña es Alberto Gamero, el samario que devolvió la ilusión a una hinchada que estaba afligida por el nefasto primer semestre, pero que llegó como salvador y los jugadores creyeron en el trabajo del ‘sonero’ y de qué manera quedando entre los cuatros mejores equipos de la Liga Águila 2017-2

Pese a que el plantel en cuanto a cantidad era amplio, 28 jugadores hacían parte de la plantilla del primer equipo, lo cual se prevé que es una nómina apta para enfrentar un solo torneo, en este caso la Liga Águila. Teniendo en cuenta las eliminaciones de Copa Águila y Copa Sudamericana en la paupérrima era de Oscar Quintabani en el primer semestre. Pero se quedaba corto teniendo en cuenta las lesiones muy recurrentes ya en jugadores importantes; caso Ángelo y Montoya. Dos referentes del equipo que lastimosamente no están en los partidos importantes por diferentes lesiones y demás.

Desde ya se debe empezar a pensar en el 2018, y lo primero y más razonable es dar continuidad al cuerpo técnico que ya trae un proceso importante con gran parte de la actual nómina.

Otro factor que, aunque será muy complicado, es mantener a la nómina, pero es difícil porque hay varios clubes interesados en contar con los servicios de algunos jugadores, lo cual complica las cosas, puesto que el equipo, como es habitual, necesita vender para solventar la temporada siguiente.

Y uno de los factores más importantes es pensar en el hincha fiel, si bien somos pocos los que asistimos a la mayoría de los partidos del equipo en Ibagué, es justo hacer un reconocimiento así sea a los 2.000 o 3.000 que siempre acompañamos desde la primera fecha. Lo cual es muy simple sacando abonos semestrales y así los abonados logran tener privilegios para posibles clasificaciones a cuartos, semis y final, bien sea el caso. Como hacen los demás clubes del país. Para que así los “hinchas” de finales no dejen sin boleta a aquellos que si han ido a lo largo del semestre.

Y también ayudar a acabar esa pesadilla sin fin de la reventa de boletas, donde algunos picaros oportunistas aprovechan el momento del equipo para hacer su agosto.

Así mismo, mejorar la nefasta logística que hay en los partidos, pues a simple vista se aprecian largas filas en las tribunas laterales especialmente, por lo que se debe habilitar más puertas de ingreso en las distintas localidades, con el fin de descongestionar y agilizar el acceso de los aficionados al Manuel Murillo Toro.

El mensaje es claro, con poco se ha hecho mucho, llegando a instancias impensadas con nominas muy reducidas. Por esto se debe reforzar con algunos jugadores de categoría, que bien no es fácil conseguirlos teniendo en cuenta como está el mercado, pero tampoco imposible.

A esto sumarle que después de tres años con clasificación consecutiva a Copa Sudamericana no se logró ir a este certamen internacional para el 2018 que deja buen dinero disputarla.

Ojalá y se forme un buen plantel para disputar Liga y Copa Águila de cara al 2018, donde no solo se pelee y sean buenas campañas, sino que se logren grandes cosas, y por fin sea el año de decir ¡CAMPEÓN, TOLIMA CAMPEÓN!

Comentarios